viernes, 12 de agosto de 2016

NAMASTE #YOPINTOCIMASNEPAL




Ya en casa, ahora toca recapacitar y sentir el proyecto. He escrito todo esto en el blog de búscame en la cima porque es donde nació todo y surgió Pintando Cimas... Os prometo que es difícil explicar tantas emociones, siempre digo que cuando yo empiezo a disfrutar de lo que hemos conseguido es cuando ya estamos de vuelta. Mis nervios me generan un bloqueo debido a una auto presión que me generó por tod@s l@s que me habéis apoyado en todo momento y no me gustaría defraudar a nadie. Ya sabéis mi idea desde que nació todo, crear un proyecto que se auto subvencione solo sin marcas ni patrocinadores, solo personas o grupos que quieran apoyarlo como vosotr@s. Gracias, gracias a tod@s, especialmente a mis padres, que sufren mis ganas y fuerzas, los cuales me educaron en estos valores que me empujan a realizar mis sueños, a aquellos que habéis creído en ellos, os prometo que he puesto todo lo que tenía, corazón, alma y tiempo. Solo me queda dar las gracias al equipo que me ha acompañado en esta nueva aventura; Jordi Tosas, gracias por ser el maestro que ha marcado los lugares en los que más hacía falta nuestro material y al amigo Pep, que hay que felicitarte por su gran trabajo el cual dará a la luz en los próximos meses en forma de documental. A Gemma, Nuria, Kilian, Jordi M. y Jordi H. por ayudarnos aprovechando que estaban en Nepal en el reparto de material y ser capaces de sentir este proyecto como suyo. Gracias a Robin, nuestro embajador en Nepal, que nos ha acompañado y cuidado en todo momento. Al pueblo Nepali que sois grandes humanos, aunque tengáis poco lo dais todo. A esos pequeñ@s, que nos han hecho emocionarnos, que miraban por dentro del triángulo de búscame en la cima y nos dedicaban una sonrisa, que colocaban las manos en forma de ofrenda para recibir el material, por ser cercanos, por saltar a nuestro lado, por hacernos reír, por ser capaces de perderlo todo en el terremoto y tener la capacidad de rehacerse, Namaste. No quiero decir que esto se terminó, no quiero decir que ya no habrá más pintando cimas, pero si os quiero decir que necesito descansar. En unos meses podréis ver el resultado en imágenes de lo que hicimos en Nepal, de corazón y con toda la humildad del mundo, TODOS SOMOS PARTE DE UNA MISMA TRIBU LLAMADA " PINTANDO CIMAS ". ‪#‎yopintocimas‬

martes, 27 de octubre de 2015

martes, 13 de octubre de 2015

“No me resigno, a que cuando yo muera, siga el mundo como si yo no hubiera vivido” Padre Arrupe


Ha llegado el momento de parar y respirar, de almacenar y sentir todo lo vivido. Con esto no me despido, estoy poniendo un punto y aparte en el Proyecto Solidario Pintando Cimas. El día 26 de Octubre será el cierre de los pedidos de camisetas. ¿Qué hacer ahora? El dinero que ha quedado y quedará lo dejaré de base para próximos objetivos en el 2016, afrontando así nuevos lugares donde PINTAR CIMAS. Pero aún queda cosas por terminar, antes de tomar este descanso… Próximamente verá la luz el vídeo del PROYECTO, en el que buscaremos la forma de transmitir todo lo vivido en este año. Me gustaría hacer una crónica, pero son tantas las emociones que quizás es difícil de redactar. Lo primero y así me gustaría empezar, es dar las GRACIAS, sí, las GRACIAS, en mayúsculas porque es así como os la merecéis tod@s l@s que habéis apoyado el proyecto desde el principio. Impresionante la repercusión que ha tenido, me ido adaptando a todo lo que me ha ido llegando, restándolo minutos a mis amigos y familia, pero sabiendo que era mi sueño. He caminado por una senda que ha presentado obstáculos que he podido pasar y momentos de felicidad plena. Estos días en el Atlas Marroquí, me he sentido una persona muy pequeña en un mundo muy grande, quiero y deseo poner un granito de arena en un mundo falto de valores, emociones y sentimientos. Los niñ@s del Atlas me han enseñando que verdaderamente lo que nos hace felices en la vida es tener SUEÑOS, luchar por cumplirlos y ser partícipes de sonrisas compartidas. Corazones que se han abierto para brindarnos un pequeño hueco en ellos, para así construir un mundo mejor. Como diría el Padre Arrupe “No me resigno, a que cuando yo muera, siga el mundo como si yo no hubiera vivido”.

Por Carlos Chamorro.

jueves, 25 de junio de 2015

Muchas sonrisas que sabrán compensar todos tus esfuerzos y los de aquellos que se han unido a tu causa.


Presentación del Proyecto Solidario
Pintando Cimas
Baena 23/6/15


            Toda realidad posee dos planos, dos niveles de conocimiento: su aspecto exterior y su aspecto interior. A Ramón y mí nos ha tocado comentarles algo de lo que se percibe desde el “afuera” del Proyecto… dejaremos que Carlos muestre su entraña que es, sobre todo, la suya propia.
            Pintando Cimas es, ante todo, una meseta en el recorrido vital de mi hermano. Carlos, que lleva ya unos seis o siete años Buscando Cimas, se encontró con una realidad que no lo dejaría indiferente. El Atlas Marroquí, de donde procede nuestro amigo Zaid, fue la realidad que hizo madurar la intuición que Carlos albergaba dentro. La cima no es más que el pretexto para caminar y correr, es la que orienta el rumbo. Tal vez sea la altitud una metáfora de la profundidad de la vida, quizá sea tomando altura el modo en que las personas ampliamos nuestras miras y podemos ver y escuchar las voces de otros que son como nosotros.
            La altitud marroquí brindó a Carlos una experiencia sin precedentes, el punto de inflexión que transformó la búsqueda de cimas en un espacio para pintárselas a aquellos que no llegan, a esas personas que teniendo nuestra altura no comparten nuestra misma meseta.
            A lo largo de este año se ha ido forjando un proyecto ilusionante e ilusionador que Carlos ha ido cuidando a base de carisma y sonrisas. Quien lo conocemos sabemos que sus propósitos no entienden de viajes, ni tiempos y, menos aún, de dinero (cuestión que ciertamente preocupa a mis padres, ¿verdad Carlos?!!). Creo que me entienden y que además comparten conmigo lo que digo. Carlos es una persona que se entrega, que sabe darse. El fruto de su entrega, y del rechazo a la indiferencia frente a realidades que precisan de nuestro compromiso e ilusión, es este proyecto que esta tarde presentamos: Pintando Cimas.

            ¡Enhorabuena, hermano! Por traducir tu ilusión y entusiasmo en solidaridad, porque sé que vas a crear muchas sonrisas que sabrán compensar todos tus esfuerzos y los de aquellos que se han unido a tu causa.

Jose Chamorro García

viernes, 20 de marzo de 2015

COLABORA PINTANDO CIMAS


CAMISETA PARA COLABORAR EN EL PROYECTO SOLIDARIO PINTANDO CIMAS

TÉRMINOS Y CONDICIONES DE COMPRA

Para realizar el envío usted debe rellenar el cuestionario que aparece en la web www.buscameenlacima.com 

Podrá ver en la imagen que se adjunta (pincha en la imagen para poder ampliarla), el color y la talla con sus respectivas medidas, en la imagen que acompaña a este documento, para luego especificarlo en el cuestionario que tiene que rellenar.

Debe de tener en cuenta que se empieza a gestionar su camiseta desde el momento que usted realice el INGRESO BANCARIO.

El ingreso de la camiseta se realizará en la cuenta de La Caixa 2100 4090 9121 00447677 Especificando en concepto nombre y apellidos.

IMPORTANTE: Si usted quiere realizar un pedido de un mayor número de camisetas hay varias opciones, especificar en el formulario lo que quiere en un apartado especial para este tipo de pedidos o se pondrá en contacto a través del correo electrónico del proyecto pintandocimas@hotmail.com para enviarle un paquete el cual será menos costoso y repercutirá positivamente en el proyecto.

TÉRMINOS Y CONDICIONES DEL ENVÍO

Envío a la península e islas  15 Euros (incluye precio de UNA camiseta y gastos de envío)

Envío a toda Europa 22 euros (incluye precio de UNA camiseta y gastos de envío)

Envío al resto de continentes 25 euros (incluye precio de UNA camiseta y gastos de envío)

TÉRMINOS Y CONDICIONES DE ENTREGA

El envío se gestionará lo antes posible, ya que hay que esperar a que haya un número adecuado para hacer el pedido a la empresa que gestiona las camisetas. Teniendo en cuenta que económicamente el proyecto no parte de ninguna ayuda externa .

CONTACTO


DESCRIPCIÓN Y OBJETIVO DEL PROYECTO SOLIDARIO PINTANDO CIMAS

Nace un proyecto solidario llamado “Pintando cimas” de Búscame en la cima. Carlos Chamorro, maestro del centro educativo SAFA Baena y corredor por montaña, dirige este proyecto ambicioso  cuyo  objetivo principal es llevar con sus propias manos material escolar a los pueblos de montaña más pobres y humildes.

Para cubrir los gastos de todo el proyecto, ha pensado  vender camisetas de Búscame en la cima. Contará con un equipo humano que ha creído en este proyecto desde el principio: Kilian Jornet, Nuria Burgada, Daniel Brull, Eva Zurita, Jordi Tosas, Belin, Rocio Sánchez, Noelia Camacho, Máxima López, Ramón Martín, Jose Gregorio, Javier Iriondo, Esperanza Torres, Luis Carlos Rejón, Noe, Ferrara, Roko, David García, Isa Madrid, Jose Chamorro, Zaid, Pablo Segura, Enfokarte, Jose Chamorro&Rosi García... También contará con el apoyo de sus amigos y de gente de reconocido renombre…

Los primeros pueblos a los que llegarán los materiales se sitúan en la región del Atlas (Marruecos), puesto que él es conocedor de la escasez de estos en esta zona.

 Es una idea pequeña, pero realizada desde el cariño y el amor a los que más lo necesitan, pues Carlos ha crecido en un ambiente de solidaridad y generosidad.

GRACIAS por todo a la gente que apoya a Búscame en la cima y Pintando Cimas.

“Es en la cima donde hay que buscar a estos gladiadores de las alturas y el aire, allí donde el correr se torna en un volar hacia los sueños del corazón. Búscame en la cima, declara Carlos Chamorro en su diario personal, cuyo símbolo ha trascendido su ámbito más cercano para ser compartido, disfrutado y recreado por un sinfín de amigos de cientos de lugares en todo el panorama nacional e internacional. Carlos es un artífice de los sueños que se hacen sonrisa y que se contagian con una naturalidad pasmosa, ya que generan una ilusión que difícilmente no llega a ser compartida. Sus cimas se hacen camino para aquellos que aspiran a proyectos que sólo son para minorías”, por Jose Chamorro.

martes, 24 de febrero de 2015

Proyecto solidario "Pintando Cimas"


 Proyecto al que dedicaré parte del tiempo, con el que dejaré gran parte de la competiciones a un lado y me centraré en el.... Solo os puedo decir, que desde hace dos meses, he empezado junto a Pablo y el equipo de EnfoKarte a grabar un vídeo para presentarlo y explicarlo... Pero como veo que están surgiendo muchas dudas y preguntas, aquí os lanzo un pequeño adelanto con sus respectivos puntos y seguidos que serán resueltos en el vídeo. ...

Nace un proyecto solidario llamado “Pintando cimas” de Búscame en la cima. Carlos Chamorro, maestro del centro educativo SAFA Baena y corredor por montaña, dirige este proyecto ambicioso  cuyo  objetivo principal es llevar con sus propias manos material escolar a los pueblos de montaña más pobres y humildes.

Para cubrir los gastos de esta idea, han pensado  vender camisetas de Búscame en la cima, incluyendo también sorteo de material técnico firmado por los deportistas más prestigiosos a nivel mundial. Contará con un equipo humano que ha creído en este proyecto desde el principio. También contará con el apoyo de sus amigos y de gente de reconocido renombre…

Los primeros pueblos a los que llegarán los materiales se sitúan en la región del Atlas (Marruecos), puesto que él es conocedor de la escasez de estos en esta zona.

 Es una idea pequeña, pero realizada desde el cariño y el amor a los que más lo necesitan, pues Carlos ha crecido en un ambiente de solidaridad y generosidad.

 GRACIAS por todo a la gente que apoya a Búscame en la cima y Pintando Cimas.


“Es en la cima donde hay que buscar a estos gladiadores de las alturas y el aire, allí donde el correr se torna en un volar hacia los sueños del corazón. Búscame en la cima, declara Carlos Chamorro en su diario personal, cuyo símbolo ha trascendido su ámbito más cercano para ser compartido, disfrutado y recreado por un sinfín de amigos de cientos de lugares en todo el panorama nacional e internacional. Carlos es un artífice de los sueños que se hacen sonrisa y que se contagian con una naturalidad pasmosa, ya que generan una ilusión que difícilmente no llega a ser compartida. Sus cimas se hacen camino para aquellos que aspiran a proyectos que sólo son para minorías”, por Jose Chamorro.

Podéis seguir el proyecto en las cuentas oficiales de Instagram #pintandocimas y Twitter @PintandoC o en el facebook público de Búscame en la cima.

Si alguien cree que puede aportar algo al proyecto, el correo oficial es pintandocimas@hotmail.com

Web oficial www.buscameenlacima.com





miércoles, 11 de febrero de 2015

viernes, 9 de enero de 2015

Proyecto Solidario "Pintando Cimas" Esas personas que creía yo que necesitaban tanto y que realmente tenían lo más importante, que era la capacidad de saber vivir intensamente con lo que tenían... Gracias Esperanza por estar siempre cerca de mi.


Carlillos............se me ha quedado tanto que decir, que te escribo para expresar un poquito de tantos sentimientos que aparecen cuando comienza un proyecto como el tuyo. Y no escribo para quedar mejor, sino porque creo que se lo debo a muchas personas gracias a las que veo la vida de forma muy similar a como la ves tu. Se lo debo a nuestros padres, a Manoli y Rosi, a Chamorro y Rafa Torres, que nos han enseñado a creer en nosotros mismos y nos han dado las herramientas y los valores para conseguirlo. Se lo debo a nuestros hermanos, Jose y Grego, que han sido nuestros compañeros en todos nuestros sueños. Se lo debo a personas como Miguel De La Cuadra Salcedo y a mis compañeros cooperantes en el Sáhara que siembran las semillas de la cooperación, a mis compañeros de trabajo, a mis amigos, a mis pacientes que son capaces de sonreir cuando los atiendo a pesar de estar enfermos, ... y a personas como tú, que confiáis tanto en mí y sois capaces de movilizar a los demás para ir creando un mundo mejor y enseñarnos que en la vida el éxito está en las cosas sencillas y en acompañarnos unos a otros en el camino.

Cada vez que me propones algún proyecto, vienes a mí con ese brillo en los ojos y esa sonrisa de entusiasmo que te he comentado que fue lo que me sorprendió de los niños a los que yo creía tener que ayudar y que al final fueron ellos los que me ayudaron a mí. Me enseñaron otra forma de ver la vida, a disfrutarla, a sentirla, a compartirla, a soñarla.....Esas personas que creía yo que necesitaban tanto y que realmente tenían lo más importante, que era la capacidad de saber vivir intensamente con lo que tenían.
Proyectos como el tuyo consiguen que paremos esta vida tan rápida que llevamos y nos planteemos lo verdaderamente importante de nuestra existencia. 
Yo quiero que mis niñas crezcan rodeadas de personas como tú, con la fuerza de creer en proyectos para mejorar el mundo, con la confianza de saber que con esfuerzo, las cosas se pueden conseguir, que sepan levantarse cuando uno tropieza, que disfruten de cada momento, que sepan sentir la mano en la que te puedes apoyar y a la vez, sepan ofrecerla sin esperar nada a cambio.
Quiero enseñarles que la vida así es como merece la pena y por eso quiero que todos los niños, y también los mayores, tengan las mismas oportunidades. Se lo debemos a ellos, que nos enseñan a aprovechar la esencia de la vida. Se lo debemos a ese brillo en esos ojos tan abiertos y felices, y en esas sonrisas que pintan el mundo de esperanza y entusiasmo.
Pintemos cimas y caminos, pintemos la vida, demos gracias porque existan personas como tú que siguen teniendo sueños.
Tu amiga
Esperanza

domingo, 19 de octubre de 2014

La naturaleza, cómplice de madre e hijo, se quedó en un segundo lugar, el viento se mantuvo en calma, la luna iluminó la escena.


Un viaje siempre es algo especial. Mis padres desde muy pequeño me inculcaron que el mayor aprendizaje de una persona es conocer otras culturas y otras gentes, tan distintas pero a la vez tan parecidas. El viaje al pueblo de Zaid se ha convertido en una experiencia tan especial que quizás a día de hoy algo de mí perdure allí -parecerá una frase hecha, pero verdaderamente es lo que siento-. Sus gentes, su cultura, su familia, sus colores, sus montañas… Viví sensaciones tan especiales, tan intensas que me cuesta encontrar las palabras para expresarlas. La causa: una boda; la compañía: un grupo de amigos montañeros (Ana, Alfonso, Facha, Inés y el que se dirige a vosotros). Nuestro amigo Zaid se casaba y nos ilusionaba enormemente formar parte de uno de los momentos más importantes de su vida.
 El desplazamiento hasta el pueblo de nuestro amigo se desarrolló como una auténtica aventura de 22 horas entre coches y barco, por lo que el cansancio iba apareciendo en nuestros rostros como si de un ultra se tratara, aunque la sonrisa no se desdibujó de nuestras caras como tampoco la ilusión por llegar a nuestro destino. Cuando las montañas del Atlas empezaron a aparecer ante nuestros ojos, caía ya la noche sobre los desérticos valles, por donde se iban colando de vez en cuando algunos oasis. Empezábamos a cruzar entonces pequeños pueblos. De estos me sorprendía la ausencia  de cualquier tipo de alumbrado público. Pequeñas bombillas eran las que indicaban la existencia de pequeñísimos locales comerciales, en los que se podía encontrar de todo. Cruzamos Imichil, la última población a la que llegaba el asfalto, y pasaríamos pronto a la pista de tierra. Fue una carretera flanqueada por montañas de 3.000 metros y parecida a la huella que deja una serpiente al reptar la que nos llevó al pequeño pueblo de Zaid. Llegar allí fue como retroceder 2.000 años en la Historia. Es sorprendente ver que las construcciones están hechas a base de troncos de árboles y adobe. 


El recibimiento de su familia ya caló en lo más profundo de cada uno de nosotros. El reencuentro de Zaid con su madre nos mantuvo en un silencio sepulcral durante un largo y emocionante momento. El  silencio se adueñó del espacio y nuestros vellos se erizaron al contemplar tan cálido abrazo. La naturaleza, cómplice de madre e hijo, se quedó en un segundo lugar, el viento se mantuvo en calma, la luna iluminó la escena.
 Esos días esta familia nos dio cobijo y alimento, además de un trato sin igual. Es alucinante comprobar con cuán poco se puede vivir; lo felices que son con lo poco que poseen: una vaca que ordeña su madre mañana y tarde, unos discretos cultivos bañados por un riachuelo, el rebaño que les proporciona carne para todo el año… ¿Es necesario más para vivir? Son tantas las preguntas que me surgieron… Son tantas a las que no encontraba respuesta…
 Uno de los días que salimos a correr por las montañas, hicimos una torre de piedras para que quedara de alguna manera nuestra huella en aquel lugar. La más importante de todas estas piedras viajó con nosotros hasta allí, se trata de una valiosísima piedra que ha sido pintada por otra compañera que nos acompañaba de una manera espiritual esos días, Noe.
Del día de la celebración solo cabe decir que fue muy peculiar… (¡Los invitados iban en camión!)  La presencia de mis padres, junto a unos amigos suyos, dio más emotividad a la situación. Pero la hora de regresar se acercaba mientras los invitados continuaban festejando el enlace, pues allí estas celebraciones se extienden hasta tres días. Estos hicieron un alto para acompañarnos al coche que nos iba a traer, entre otros muchos medios de transportes, al sitio desde el que hoy lo revivo todo.
Me sentiré eternamente agradecido a esas personas con las que pasé estos días que van a quedar grabados no solo en mi retina, aquellas que han hecho que el largo viaje de vuelta de 27 horas mereciera la pena y no resquebrajase la bestial sensación de haber vivido, haber aprendido, haber crecido tantísimo en solo unos días...



jueves, 16 de octubre de 2014

"Quizás no supiéramos todos los detalles de nuestra vida pero si sentíamos ese lazo de amistad que nos había unido en la distancia". Carta a Carlos Chamorro.




Carta a Carlos Chamorro.



Se dice que cada momento es único e irrepetible y ciertamente así es, nosotros día a día intentamos disfrutar de cada instante, de cada sensación y de  todo lo que otras personas aportan a nuestra existencia, intentando vivir con una visión positiva de la vida y dando lo mejor de nosotros mismos, ¡así es el equipo de En positivo+!



Hace un tiempo, a través de nuestra página conocimos a varios corredores de montaña y entre ellos a ti, Carlos Chamorro (Búscame en la cima), todo fruto de las casualidades, ya que nosotros ni somos corredores ni deportistas ni famosos…



La motivación y la fuerza que emanaban tus palabras nos conquistaron y acabamos siendo amigos en la red, Búscame en la cima y En positivo+ comparten una actitud positiva, luchadora, enamorados de las montañas y llenos de vitalidad.



Recuerdo que en el primer vídeo que realizamos subiendo una de las piedras de Ann y Noe, incluimos el símbolo con el cual se identifica Búscame en la cima, ese triángulo formado con ambas manos,  porque nosotros sentíamos esa conexión, esa energía que te da la montaña sin pedirle nada a cambio.



Lo más sorprendente de todo es que nosotros no te conocíamos personalmente ni a ti, ni a ninguno de los corredores con los que habíamos entablado amistad y fue la historia de las piedras de Noe la que acabó por hacer que la magia sucediera y pudiéramos conocernos en persona.



Hace una semana recibimos un mensaje de David donde nos invitaba a ir a conocer a Noe, a ti y a otras personas relacionadas con la historia de las piedras que suben cimas. ¡Y cómo no! ¡Nos hacía tanta ilusión! que sólo preguntamos por la hora y el lugar.



Llegó el día tan esperado y allí nos encontramos 6 amigos que jamás se habían visto las caras frente a la puerta de la casa de Noe y de su familia. Y aunque parezca mentira, en ningún momento pensamos que éramos desconocidos, porque con toda seguridad te podemos decir que no lo éramos. Quizás no supiéramos todos los detalles de nuestra vida pero si sentíamos ese lazo de amistad que nos había unido en la distancia.



Disfrutamos muchísimo con ese encuentro y la visita a Noe, donde pudimos ver la fortaleza de esos padres ante a situación que estaban viviendo y la preciosa mirada de Noe encantada de conocer a algunas de las personas que subían sus piedras pintadas con todo el amor del mundo a esas cimas bien alto.



Te aseguramos, que recordamos ese día con ilusión,  rememorando esas sonrisas y sonrisas que nos echamos, esa complicidad entre todos los que allí estábamos disfrutando el momento sin más. Un bonito y mágicomomento.



No había finalizado nuestro recuentro y ya estábamos planificando volver a vernos, y es que cuando la vida te da algo bueno…simplemente quieres más.



Así que ….

Carlos, ves pensando cuando nos vas a alegrar la cara y el corazón con una nueva visita a Barcelona.



PD: Nuestra “logística” o mejor dicho …. Nuestro chico de “logística” ¡¡¡es único!!! y nos llevará donde elijamos.





Un abrazo enorme del equipo de En positivo+

miércoles, 1 de octubre de 2014

"UN DEBUT SOÑADO EN EL UTBS" por Manuel Cayuela.




Mi amigo Manuel Cayuela hace unos días debutó en la prueba de ultradistancia ULTRA TRAIL BOSQUES DEL SUR, le pedí que con unas palabras describiera sus primeras sensaciones y emociones en ese momento... Aquí os dejo con una lectura, que expresa el sentimiento de muchos de nosotros...

UN DEBUT SOÑADO EN EL UTBS

A día de hoy 28 de septiembre de 2014 puedo decir que he completado mi primer ultratrail, 125km+ 3 kms perdido con 4000+. Fueron 27 horas donde pude disfrutar, reir e incluso llorar. Es increíble lo que se puede sentir en una prueba así. A los que nos llaman locos les digo que vendita locura por vivir y por compartir algo increíble, indescriptible. En esta distancia he conseguido darme cuenta de lo sencilla que es la vida, de lo simple y básico que es el ser humano y de lo compleja que es la mente. No puedo recordar ya los cambios en el estado de ánimo que tuve, casi tantos como subidas y bajadas tenía la montaña, pero mi determinación era clara: “he venido a acabar y lo voy a conseguir”. Esta consigna estaba grabada a fuego en mi mente. Aún así, en el km 107 sentí que un trozo de mi corazón se marchaba, pero tuve suerte y un ángel cartagenero vino a salvarme, a cuidarme, me dio su ropa, su cariño, su comida, su hombro para llorar y me hizo sentir que podía y pude (gracias David). Una vez más la montaña me regalo unas vistas impresionantes, un agua nieve que me hizo sentir minúsculo, un aire que movía todo mi ser y sobre todo me regalo 21 km preciosos junto a un ángel que jamás olvidaré. Como tampoco olvidaré a todos los voluntarios de mi club: Merche, Magdalena, Toñi, Raquel, Javi, Encarna, Naza, Pinte, David que me animaron y cuidaron, así como a la más importante Maite, mi mujer y mejor amiga que me ha apoyado y aguantado desde siempre. Ella me acompaña en el ultratrail de la vida, que para mi es el más importante que todo corredor puede correr. Nadie como ella me quiere, nadie como ella ha confiado en mi y me ha ayudado a conseguir mi sueño de ser finisher.